sábado, 22 de julio de 2017

91. Amanece, que no es poco

Y, literalmente, como indica el título, amanece un sábado de empalme (empalme sin fiesta, fue una larga siesta y una noche en vela como muchas otras).
En el horizonte sólo dos objetivos: terminar con buen sabor de boca este nuevo reto y terminar como sea en el que llevo enfrascado cuatro años. Después de ello ni dios sabe qué ocurrirá.
A pesar de ver de todo a mi alrededor, cada vez tengo más claro que lo único que importa es cómo me pueda sentir conmigo mismo y lo feliz que soy en este instante, en el presente. 
Los estados de ánimo del pasado ayudan a comprender el presente pero no lo definen. Mientras tanto, los del futuro no existen, y ya puedes intentar anticiparlos que no serán exactamente cómo esperabas.

Noto poco a poco subiendo esto, como antes, con el caos bajo control, a pesar de no dormir y calmar mis ansias escribiendo.
De nuevo, muchos proyectos en mente. Muchas ganas de todo y mucho hambre.


Óxido y hueso
Hierba y cemento
Gélido beso
Lluvia y lamento


Os escribiría una oda, amantes, porque está amaneciendo.

lunes, 10 de julio de 2017

90. Es de bien nacido ser agradecido.

Y, a pesar de seguir pensando que esto no lo lee nadie, escribiré unas líneas:

No sé qué tiene la noche, y más aún la noche veraniega, que me hace pensar y pensar sin parar, aún sin tener motivos por los cuales necesite darle vueltas a la cabeza.
Después de un gustoso festival de música con ciertas personas me gustaría agradecer, sobre todo a esas personas, pero también a unas cuantas más, que puedan ser llamadas amigos.

Gracias por intentar entenderme, aguantarme y comprenderme. Sé que a veces es complicado pues mi coco, pienso, en ocasiones funciona de manera compleja, por lo tanto merece reconocimiento el saber tratar conmigo. Por las buenas soy muy bueno pero, en ciertas ocasiones, mi mente juega malas pasadas.

Gracias por apoyar y no dudar, por la lealtad y, sobre todo, por la inmensa generosidad que recibo. Esto me ha hecho mejorar como persona pues, aunque en mi entorno familiar hay ciertos valores positivos que han faltado siempre, con vosotros han aparecido y los he sabido reconocer.

Gracias por compartir mi humor y darme tantas carcajadas, además de dejar que yo también os haga reír. La risa es uno de esos motores que aguantan modas y el duro paso del tiempo: universal, sana, variada y única.

Cuando muera, ya sabéis: barbacoa con One more time de Daft Punk y ni una puta lágrima. Que mi legado sean mis textos, mis fotos, nuestros recuerdos y muchas ganas de seguir disfrutando de esta puta vida.



martes, 4 de julio de 2017

89. Top de Junio [cine]


Dos meses sin subir top del mes por culpa de los pocos visionados realizados. Sí, los dos meses en los que menos cine he visto en...¿Seis años? Imaginad.

1. Río Bravo - Howard Hawks
2. La mejor juventud - Marco Tullio Giordana
3. Cowboy de medianoche - John Schlesinger
4. El ornitólogo - Joao Pedro Rodrigues
5. Bonnie & Clyde - Arthur Penn
6. El caballo de Turín - Béla Tarr y Ágnes Hranitzky
7. Verano 1993 - Carla Simón
8. Lumière d'été - Jean Grémillon
9. Easy Rider - Dennis Hopper
10. Rocky - John G. Avildsen

No tengo mucho que decir. Al final será un verano más en la mierda, puesto que un día tengo curro y al siguiente no, luego sí y luego otra vez no, así que sudo hasta que termine la carrera, apretándome el pantalón en verano salvo por el Mad Cool, al que iré en dos días.
Mi objetivo para este verano es terminar The Sopranos y seguir con los films de la década de los treinta, además de ver las cosillas pendientes de siempre. 
Quizá comience un proyecto nuevo relacionado con el cine y youtube, pero de momento sigue en el cajón de proyectos. 

lunes, 19 de junio de 2017

88. Nos hacemos mayores

Un verano entero pasado por sudor para terminar el graduado, para salir de la cárcel. No sé cómo me las arreglaré, pero son sólo doce créditos los que me separan de la libertad.

Llegué ya bastante aprendido a la universidad, pero salgo sintiéndome un abuelo cebolleta. He sabido reconocerme mejor, he aprendido a perdonar y a no sentir rencor, a alimentarme de algo más que odio y rabia, he aumentado mi paciencia...En definitiva, no he aprendido mucho en clase pero sí he aprendido del mundo y de los seres humanos ¿Es eso a lo que llaman inteligencia emocional?

Mis amigos crecen, se van de casa, empiezan a tener trabajos más allá del 'cuencoarrocismo' más puro, las resacas les duran más, las lesiones también, el amor que existe cobra más fuerza y el que no está hace más daño...

La experiencia es un grado dado por la edad. La nostalgia de tiempos felices aflora cuando más oscura es la noche. Somos una nueva generación que empieza a remplazar a la anterior y, desgraciadamente, a veces toca enterrar a seres queridos.

El tiempo, para variar, es el peor y el mejor enemigo y, junto a la noche y otros tantos más, es uno de los símbolos claros de "mi obra" (pongo comillas porque sólo soy un piltrafa más).

Dentro de todo el nihilismo y la desesperanza de mi pensamiento encuentro brotes creciendo sin cesar a mi alrededor. Ellos y ellas ya lo saben: son fruto de mi orgullo. Ese caos termina, y si no termina al menos parece que empezamos a saber controlarlo.

El mundo es un lugar maravilloso.

sábado, 20 de mayo de 2017

87. Equilibrium

La experiencia es un grado.
Mi yo de hace días, semanas, meses, años. Mi otro yo me repite: 'esta ya te la sabías'.
Joder, gracias. Gracias porque, a pesar de lo que se pueda decir, cada vez piso menos veces la misma piedra.
Ilusionarse sí, pero controlando el tempo. Y, como esto, todo en su justa medida, controlando las subidas y bajadas. Equilibrando, midiendo.


Mis noches sin jazz no son nada. Mi vida, sin amor, tampoco.


Y es que hay que saber bailar salsa pero también un tango. Darle a la lager y a la ale indistintamente.
Lo que ya he tratado aquí siempre: tienes que conocerte como nadie y, a partir de ahí, aprovechar esa ventaja.
El auto-reconocimiento no está pagado, y ni falta que hace.
Mientras ellos duermen nosotros escribimos nuestra propia historia.

viernes, 12 de mayo de 2017

86. Interludio

Casi sin cine, casi sin baloncesto: casi sin respirar.
Escribo de madrugada como antaño, escuchando a Roxette tras reunirme con unos buenos amigos y beber una Chimay Azul.

A lo que voy: llevo cosa de mes y algo sin pisar la cancha y sin apenas ver cine ¿Estamos locos? No, sólo es el final de la maldita carrera que tanto tiempo me ha absorbido. En mes y medio seré libre (salvo por la HDP que me jodió para ir a Septiembre).
Es decir, salgo del todo al mundo y rompo los barrotes de mi alrededor.
Hago un canto a la vida (aspecto contrario al de hace cuatro meses) por si me muero antes de terminar mi graduado. El reto estará en escribir un guion en quince días.

Nada más. Vean las obras menores de Kurosawa que merecen mucho la pena, Cayo Largo de Huston o El desprecio de Godard. Ahora andamos en playoffs. Segunda ronda, algo podré ver.
Mi cabeza es un cúmulo de curvas, de cejas despeinadas y de olores de cuello.

Seguimos en línea, no cuelgue.

sábado, 15 de abril de 2017

85. Redirigir caminos. Individuales. Colectivos.

Del colectivismo sin reservas al individualismo más extremo.
Es brutal lo polarizada que está la sociedad occidental. Las nuevas generaciones, además, llevan este fenómeno más allá. 
Es la sociedad más arcaica y más simple la que, gracias a su unidad y sentimiento de pertenencia, empieza a comerle terreno al, en teoría, pez gordo.
Hay ciertas obviedades que no tienen que ver con el magufismo o los gorros de papel de aluminio: la religión en ciertas sociedades no ha cambiado en siglos mientras que, en la occidental, cada vez tiene menos peso, con todo lo que eso incluye, que será malo o bueno según los ojos que miren.
Aquí, en vez de unirnos contra el mismo enemigo, nos enfrentamos entre nosotros, ya sea por nuestro lugar de procedencia, nuestra orientación sexual o por nuestro sexo. El capital es del que derivan todas las desigualdades y, en parte, es el que financia el terrorismo de las sociedades no occidentales que nos quieren comer la tostada. 
Nos estamos autodestruyendo entre gilipolleces, dándole voz (y considerándola de peso, además) a estúpidos y estúpidas sin formación ni conocimiento alguno, permitiendo que los que vienen después de nosotros estén lobotomizados e ignoren su lucha real. Nos comerán la tostada, sin duda, pero yo ya no estaré aquí (espero).
Sí me gustaría dejar cierto legado para los críticos, para los conscientes, para los que no absorben propaganda como si fuesen cubatas y para los que aún creen en la democracia. 
Quizá mi única misión sea esa: remover conciencias y mostrar que, el pensamiento crítico, es la verdadera salida a todo. ¿Cómo? No lo sé, usando mi medio, espero. O el que sea, pero dejar un legado que permita conocer el virtuosismo y la luz del humanismo (además de sus sombras más oscuras) y que visto en perspectiva enseñe a las mentes menos preclaras que quizá no llevan un camino claro.
Servirme a mí, para sentirme realizado, útil y feliz. Del mismo modo servir a los demás para plantar semillas de conciencia en mentes de poca actividad crítica. 

...

Aprovechar el descontento, el caos y los laberintos de este momento social y humano para salir adelante. Para crear, formar y devolver un camino claro al ser humano. Aquí o en otro lado, pero cada vez está más cerca.

PD: Necesito dormir mejor y más. Si sigo a este ritmo caeré más pronto que tarde.


domingo, 2 de abril de 2017

84. Top de Marzo [cine]

1- Güeros
2- Tener y no tener
3- Armonías de Werckmeister
4- El tesoro de Sierra Madre
5- Mi vida de calabacín
6- Monsieur Verdoux
7- Melancolía
8- Your name
9- El limpiabotas
10- Un día en la vida de Andrei Arsenevich


PD: Vuelvo para editar esto.
Güeros de una joya que no sé cómo llevaba tanto tiempo sin ver. Una cinta de mucho talento plástico y que respira el autor por todos sus costados.
Tener y no tener es otra oda de los 40 con Bogart y Bacall a otro nivel interpretativo.
Descubrí por fin el arte de Bela Tarr, tarde también. Me recuerda a Tarkovsky a casa segundo.
Por lo demás, todas geniales películas.