sábado, 27 de diciembre de 2014

23. La enfermedad que no termina.

Hace no mucho tiempo el ser humano vivía con lo justo y necesario para sobrevivir y no caer en la mediocridad. Los días pasaban tranquilos y, a la vez, ociosos. Había trabajo que hacer todo el rato, nuevas cosas que aprender de los libros y de los mayores, de la naturaleza y del tiempo. Hace no mucho tiempo el ser humano era eso, humano, capaz de usar el cerebro que la evolución le había otorgado para estimularse a sí mismo. No había quejas, la sociedad funcionaba al ritmo lógico, no existían indicios de que eso fuese a cambiar de manera brusca ya que nadie necesitaba ningún cambio.

Ahora bien, las cosas han cambiado. La sociedad ha evolucionado de manera drástica. No estábamos preparados para pasar tan rápido de ser humildes granjeros a viles maníacos sociópatas. El hombre se ha enriquecido, pero ha empobrecido su alma y se ha vuelto tóxica. El capitalismo, las guerras, la avaricia, las diferencias políticas, las envidias…a escala mundial y a escala minúscula han aflorado, el único poder vigente es el del dinero. Esto, entre otras muchas cosas, ha hecho cómoda a la especie humana. Cómoda y a la vez vacía, nimia, efímera en el tiempo del cosmos. Se repiten patrones de conducta, se envenenan las relaciones que antes duraban siglos…El ser humano ha dejado de ser humano.

Quiero exponer un ejemplo que estos días me recorre la cabeza.
Antes, a pesar de las diferencias entre nosotros, los humanos vivíamos sin miramientos y sin necesidad de sentirnos ofendidos. Las diferencias existían pero se iban normalizando poco a poco hasta dejar apagado el odio y el rencor. Con la nueva sociedad que se ha establecido se ha vuelto a encender esta llama. Cualquiera se siente ofendido por cualquier cosa y el odio se ha multiplicado. Existen tantas etiquetas que cualquier persona con alguna que no sea de tu agrado olerá tu odio. Se han creado necesidades que antes no existían y se lucha por valores artificiales creados para diferenciar más aún lo que ya se está diluyendo.

El mundo es un caos. La sociedad es un caos. Este país, concretamente, se va a la mierda por culpa de su capacidad de auto-engaño, por su ignorancia y por su conformismo. Intentamos contentar a todos con un buenismo que solo enferma aún más a los que defienden la pureza de la razón humana. No hay valores en las calles, sólo resquicios de esperanza.

Esos chavales de barrio, de pueblo, de las afueras, que jamás han tenido nada y sueñan con llegar lejos, esos chavales sólo tienen sus cojones, y la sociedad no hace más que quitarles lo poco que tienen para dárselo al que menos lo merece. La sociedad que rompe sueños, que estanca ciudades y que deshonra a las personas como seres humanos que son.


No puedo decir otra cosa que no sea…Lucha.

viernes, 26 de diciembre de 2014

22. Penúltima gilipollez del año

Cuántas más noches de escritorio he pasado este año pensando en musas, soñando en lugares, en otros tiempos. No existen momentos de transición, esto es, sin duda, un todo que no frena.

Fugaz.

No paro de aprender, por lo tanto no paro de errar y de recomponer. Mi vida es un todo que se rompe en mil pedazos un día para dentro de dos recomponerse. Es un puzzle, lleno de piezas, que depende del espacio y el tiempo se enlazan de una manera u otra.

Sencillo donde debería ser difícil y viceversa. Eso si, cada vez resuelvo mejor la arquitectura de mi cabeza y la ciencia de mi corazón, cada día me conozco más, cada día me miento menos. Aunque, aún sigo siendo el iceberg de siempre.

Bueno, me tendré que ir a intentar dormir y ya repasaré de nuevo el año en mi cabeza otro día. Lo único que necesito es eso que amo y odio a la vez: A las personas.


La vida son putas personas, y ya, sólo se necesita eso.

martes, 2 de diciembre de 2014

21. Top de Noviembre [Cine]

1 - La gran ilusión (Jean Renoir) 1937
Entretenida y carismática, esta comedia negra no tiene casi ninguna pega. Escenas enigmáticas por todos lados, personajes con mucha personalidad y una trama muy bien dirigida por el cineasta francés.

2 - La noche americana (François Truffaut) 1973
Otra delicia francesa. La autopsia completa de un rodaje, debería ser de obligatorio visionado para cualquiera que esté aprendiendo el oficio. Cinta que sigue un ritmo continuo hasta su fin. Espléndida dirección artística.

3 - Toro salvaje (Martin Scorsese) 1980
De los mejores montajes que he visto en mi vida. De Niro se sale y Scorsese lo dirige como nadie. Joe Pesci secunda muy bien al protagonista, formando un tándem más que conocido y eficaz en el cine.

4 - Ser o no ser (Ernst Lubitsch) 1942
Otra comedia clásica en tiempos de guerra. Sátira del nacismo y la guerra en la Polonia invadida. Trama enredada a la par que amable, se hace muy amena y entretenida.

5 - Solas (Benito Zambrano) 1999
Una de las películas que más pena y lástima me ha dado de las que llevo vistas. Real y dura, pero también tiene su moraleja y su final feliz. La ópera prima de Benito Zambrano en la que dio a conocer su talento al cine español.

6 - El muelle (La Jetée) (Chris Marker) 1962
Historia que, aun siendo contada de manera sencilla, gracias a una voz y unas fotografías, cobra una fuerza brutal una vez te dejas introducir en el mundo que propone La Jetée. De los films experimentales que más me han gustado.

7 - El crepúsculo de los dioses (Billy Wilder) 1950
Clasicazo dramático del gran Billy Wilder donde encontramos los tejemanejes de una vieja gloria de Hollywood, y como absorbe todo el mundo que le rodea, creando una ilusión en ella y en su nuevo capricho.

8 - El precio del poder (Brian De Palma) 1983
El remake de Scarface es bastante notable, sobre todo si le das el papel a un Al Pacino en estado de gracia y pones a los mandos a De Palma con su excelente forma de dirigir. Trucos técnicos por doquier.

9 - Alguien voló sobre el nido del cuco (Milos Forman) 1975
Cinco oscars bien merecidos para esta cinta en la que Jack Nicholson no tiene rival. Curiosa e interesante historia, vemos como poco a poco evoluciona nuestro protagonista rodeado de locos (o no tan locos).

10 - Canino (Giorgos Lanthinos) 2009
Desconcertante, ahoga desde el primer momento. Mil y una son las conclusiones             que puedes llegar a tener de Canino pero, desde luego, no te dejará indiferente. La considero parte de la nueva vanguardia europea que tanto despunta ahora.


Mención especial a Europa de Von Trier, Hiroshima Mon Amour de Resnais y a Psicosis de Hitchcock (que me gustó, sí, pero creo que las expectativas eran demasiado altas).

miércoles, 26 de noviembre de 2014

20. La galería.

Discuten acaloradamente dos personas. Una de ellas se cree que está por encima de los demás. La otra también se cree que está por encima de los demás. Discuten sobre temas de actualidad, sobre política, sobre cultura. Ambos tienen un gran bagaje cultural, pero no son tan cultos como les gustaría ni son tan cultos como parece o merecen para sentirse por encima de los demás. Ambas son personas con una fuerte personalidad, con valores que pretenden sacar a relucir todo el tiempo. Se dejan en evidencia entre sí, se humillan. Si por ellos fuese se daban de hostias.
Entra en escena una tercera persona. Esta no es tan culta, pero sí más TOLERANTE. Las otras dos personas, asombradas, tachan a la tercera persona de ignorante y de inculto, pero no son conscientes de que, esta tercera persona, vive apartado de lo que otros puedan pensar de ella, por lo que la presión no existe respecto a los demás.
La única presión que admite, el único esfuerzo por el que lucha, lo que de verdad le importa es no fallarse a sí mismo, ignorando a propósito lo que las demás personas puedan pensar.
Es entonces cuando, las dos primeras personas, obstinadas a la vez que confusas, se fragmentan en pequeños pedazos que se lleva el viento.
La tercera persona, ahora la única, piensa que, tras esta pequeña victoria, podría estar por encima de los demás, pero sabe de sobra que eso no le llevará a buen puerto. Continúa humilde, vigilando su camino y su espalda, consciente de que debe medir sus impulsos y su capacidad de tolerancia.

[…]

¿Por qué haces lo que haces? ¿Por qué lees lo que lees? ¿Por qué escuchas lo que escuchas? ¿Por qué crees lo que crees? ¿Por qué defiende lo que defiendes?

Piensa un instante por quién o qué haces las cosas. Piensa hasta qué punto te han lobotomizado el cuerpo y la mente. Piensa con qué cosas serías feliz. Piensa si de verdad merece la pena contentar a los demás.


Sociedad enferma, bastarda, cargada de buenismo para autoengañarse o de malas artes para destrozarla. El ser humano no ha hecho más que joderse y joderte desde que es sociedad, desde que la vida en conjunto existe.

sábado, 25 de octubre de 2014

19. Grande

Cuando de pequeños nos hacían esa ingeniosa y magnífica pregunta…

¿Y tú, qué quieres ser de mayor?

Muchos respondían que jugador de fútbol, o astronauta, o arqueólogo o piloto…Yo no, creo que jamás lo tuve claro, lo único que sabía es que quería ser grande, que no era como el resto de niño (y, a día de hoy, dudo que sea como el resto de jóvenes de veintidós años). Yo quería ser grande, pero no grande de mayor, o grande de tamaño (eso puede que sí, cuando empecé a jugar al baloncesto) pero no, yo quería ser grande, hacer cosas grandes, no ser famoso, grande, lo que es grande, sin más.

¿Y cuándo sé es grande?


Buena pregunta. No lo sé. No tengo ni la más remota idea, lo único que sé es que voy por el buen camino, o eso creo y noto teniendo en cuenta cómo fue mi camino en algunas ocasiones. También sé que quiero persistir, quiero tener un legado, quiero marcar memorias y corazones, me quiero multiplicar en todos los formatos posibles pues eso me hará palpar la mejor de las sensaciones. Que, a partir de mis vivencias, pueda hacerme pedazos en todo lo que otro ser humano pueda captar a través de los sentidos. Porque sí, si me multiplico me haré grande, a pesar de todos esos comentarios e historias que pretenden que cese en mi camino me haré grande, puede que no para muchos, ni falta que hace, pero sí para unos pocos y, cuando yo me note grande, será cuando podré morir libre.

martes, 21 de octubre de 2014

18. Las cosas buenas de la vida...

Ya lo sabéis, ya lo sé, no soy esa clase de escritor joven de los que te encuentras ahora por la red que sube siempre una foto acompañando su texto.
No soy el que te va a hacer leer lo que realmente quieres leer. Soy el que sale a la calle, vive su realidad, contempla la de los demás e intenta, de la manera más humilde y cercana posible, retratarte esta ciudad. Esta, y no otra, porque por una serie de circunstancias que ni siquiera me atañen he acabado aquí, en Madrid.
No hace falta ni decir que no estoy aquí por moda, llevo escribiendo rimas desde los catorce y textos desde los diecisiete, son mi manera de controlar mi estado de ánimo, una manera de invertir el tiempo y de sacar pedazos de  lo más profundo de mi ser. Pero lo hago sin pretensión, sin esperar nada a cambio, ni palmaditas en la espalda ni nada, es más, cuando recibo algún halago me parece hasta raro y mal.

Mientras tanto seguiré aquí, creo que en parte he vuelto, supongo que porque los problemas también vuelven, supongo que porque otra vez duermo menos, supongo que porque nunca está de más retomar las cosas buenas de la vida…

domingo, 19 de octubre de 2014

17. Y ahí estaba yo

Olía fatal, a agua estancada, pero no estaba en un pantano, estaba en los baños de una famosa hamburguesería meando. Un amable cartelito me decía que orinando en unos de esos wc’s ahorraba entre cuatro y seis litros de agua…vaya, ya hice la buena acción de hoy, que pena que luego vaya a quitarle el pepinillo a la hamburguesa para pegarlo en cualquier sitio. El suelo estaba semi-encharcado también, joder, se notaba que estaban a punto de cerrar para poder limpiar. Terminé la meada, me miré al espejo…de nuevo se notaba que era tarde, pensé que serían más de las doce y, efectivamente, estábamos rozando la una de la madrugada.
Salí y el neón del cartel de enfrente me cegó, todo se cubrió de un azul artificial y pegajoso. A pesar de no ser fin de semana la gente y los coches subían y bajaban la calle, adornada por el naranja de las farolas y la contaminación lumínica de la combinación de neones y leds. Le di el último bocado a mi hamburguesa: Queso, carne, una salsa que prefiero no pensar que lleva y algo de lechuga. En ese momento recordé el anuncio de la televisión de dicha hamburguesa y al chaval del anuncio parece que le gustaba. A mí, por el contrario, cada vez me gustaba menos esta comida de mierda.
Bajé las escaleras de mármol despacio, había comido bastante e iba a reventar. Al llegar a la calle tuve que dirigirme a la parada del bus nocturno…a andar otra vez, pero lento, por favor, no vaya a ser que eche los higadillos por el camino.
Andando me di cuenta de lo que ocurría: Putas, viejos verdes, modernos de mierda, negros y sudamericanos, rumanos, camareros cerrando bares, algún que otro buscavidas y algún que otro perdido, setos rotos con las raíces de arbustos a la vida y más putas hamburgueserías de las malas, joder…vaya ciudad. A pesar de todo hacía buena temperatura, algo raro si tenemos en cuenta las fechas y la hora, pero se estaba bien, a pesar del plantel se sentía acogedor el ambiente.
Esquivé varios chinos descargando camiones, giré una esquina de la plaza y subí otra calle. Siempre acostumbro a mirar los edificios, aunque los haya tenido delante de mí miles de veces, pero las fachadas del centro son geniales, siempre habrá detalles que pasarán desapercibidos. Abajo más vagabundos durmiendo en bancos (bancos de sentarse y bancos de dinero) y al lado yo mirando para arriba porque mirar al suelo a veces me aburre, y mirar a lo demás a los ojos me parece terriblemente falso si lo que estás es volviendo a tu casa por la noche, cansado, lleno y jodido. Giré otra esquina y avisté la parada, en obras (qué raro), y al lado una señora, supongo que también esperando el bus. Me apoyé en una barandilla y miré el móvil. Es una gilipollez que hacemos todos, al menos creo que para ver la misma mierda de siempre ni saques el móvil, pero es automático e inevitable.


Y ahí estaba yo, jodido, esperando un autobús de madrugada con cosas que hacer al día siguiente pero importándome todo una mierda, en una ciudad rota y llena de claroscuros, la vida que me había tocado vivir.

sábado, 11 de octubre de 2014

16. Vietnam

Ignorante de mí, osado de mí, pensaba que ya era consciente de todo.
La esfera de bienestar se rompía, volvía al acantilado, dentro y fuera de mi consciencia. Ya había jugado antes en terrenos pantanosos, con más en contra que a favor y con las circunstancias hilando demasiado fino, pidiendo que estés con mil ojos incluso durmiendo, en plena guerra, en un Vietnam lluvioso y jodido como ninguno. Lo bueno es que hasta en el Vietnam bélico y pantanoso sale el sol, formando sombras largas y afiladas.
Demandaba tiempo y ahora lo tengo. Ante la falta de efectivos creo que ya tomé las decisiones pertinentes siendo estas las adecuadas. Necesito ponerme en marcha para poder adentrarme en la maleza, pero quizá esta no me espere y me pille con la defensa baja. De nuevo actuará doña fortuna, el factor que siempre escapa a mi control, vaya.


A veces creo que sigo de vacaciones, osado de mí diré que la vida no me ofrece dificultades reales, hasta ahora, que mi único objetivo es aguantar el presente, pues el futuro ya llegará. Joder, todo llega.

miércoles, 1 de octubre de 2014

15. Los huevos

Dentro de esa falsa sensación de calma que aparece al no querer pensar en nada y vivir la vida sin más, está la realidad, tu realidad. Vives en la cuerda floja. Un paso mal dado te deja fuera de juego y puede que los daños sean de un calibre demasiado grande.

Entonces te das cuenta de que vives a un ritmo que no es el tuyo, controlado, atado, por debajo de tus posibilidades. Todo eso que deseas y necesitas, todo eso que quieres de verdad, está a años luz. Los medios escasean a pesar de tener más hambre que nadie. Encuentras barreras, límites. Hasta lo más simple como respirar ya tiene un valor de peso. Las distancias se hacen infinitas.

Vuelves a pensar. Has llegado lejos, ha sido duro y estás dónde tienes que estar, en pleno camino hacia tus objetivos, y no va a ser justo ahora cuando vas a dejarlo a medias. Échale huevos.
Échale un par de huevos. Expresión sexista, o eso te dirán ahora. Me la suda. En esta vida puedes depender de la combinación de tres cosas: Talento, capacidad de trabajo y constancia...o huevos. Un buen par de huevos.

La magia de todo reside en tener huevos. Pelotas. Cojones. Lo que sea, pero hazlo con un buen par.

jueves, 25 de septiembre de 2014

14. La transparente y frágil conexión entre dos mundos

A pesar de los años el camino no cambia. Todo en la oscuridad hasta que veo al fondo el paisaje de siempre: El cristal, mi reflejo, las sombras anaranjadas en los cajones, farolas en todas las distancias…luces aquí, allá, se desenfoca el horizonte entre el ladrillo muerto y las antenas.
Los árboles, ahora, eran la diferencia. Empezaban a caerse las hojas, y las pocas que quedaban notaban un frío nuevo, una brisa que echaba yo también de menos. Y nadie, absolutamente nadie allí fuera.
Y aquí el mismo dolor, las mismas preguntas, la misma hambre. Algún día cambiaría esta mirada, tanto por dentro como por fuera. Pero esta es y será la primera, la que cada vez que la noche me joda esté allí, impasiva e inerte, pero dejando que luego yo pueda darle significado dentro de mí y en estas líneas.
Otra nueva temporada al acecho, por el frío que noto desde ya, por el aire, por la puta melancolía y el deseo. Porque cada vez irá a peor hasta que vuelva a ver nuevas hojas y algún desalmado a estas horas. Puta madrugada, me ha sido más fiel que muchas personas y, aunque me joda reconocerlo, más fiel incluso que muchos ideales o principios que he defendido a muerte en mi cabeza.

A pesar de los años el camino no cambia.

martes, 23 de septiembre de 2014

13. Por eso uso reloj

Siempre amanece, siempre. Y siempre anochece. Hay cosas innegables.
Pero nunca podrás recuperar el pasado, nunca podrás vivir el tiempo que ya dejaste atrás una vez. Una vez porque no hay más.
Lo único que te pertenece es el presente, el instante, el momento. Incluso algunos, los que son más listos, pueden predecir cierta parte útil del futuro.
Pero…el tiempo que has perdido, no regresará a ti, no te pertenece ni te pertenecerá jamás. La melancolía sólo te aflige y te hace perder aún más tiempo.
Todo en esta vida puede volver a darse en mayor o menor porcentaje, salvo el tiempo.
Aún no se han dado cuenta esos imbéciles de que no es el dinero lo que más vale, es el tiempo.
Mientras sigan ignorando el valor del tiempo seremos algo más libres.


Elige bien en qué gastas tu tiempo.

jueves, 11 de septiembre de 2014

12. Elegir, esperar, caminar.

Mantente alejado de los aplausos, chico, busca una manera más sana de llenar tu ego o así no llegarás muy lejos.
Quizá notes que basta, que es suficiente, pero los límites serán el tiempo y el espacio y no, no queremos límites, queremos sobrepasar esa barrera sin ni siquiera salir de la mente, buscamos algo distinto.
Sabes cómo hacerlo, lo único que necesitas es tiempo, paciencia, buen hacer…y no venderte, ser el mismo con la misma idea, mantenerte firme y conservar los valores que te han hecho llegar hasta donde estás.
Evidentemente no es fácil, querrás simplificar todo librándote de la carga, de la lucha, pero entonces no serás eso que quieres ser.


Mientras tanto mírate en el reflejo de sus ojos, libera tu conciencia y respira lo más profundo que puedas.

sábado, 23 de agosto de 2014

11. Boyhood, una vida llevada al cine.

Aún sin ni siquiera haberse estrenado en España, pero habiéndolo hecho ya en Estados Unidos, Boyhood ha resuelto la duda en mí. Todo ese hype de las webs de cine, toda esa espera por ver lo nuevo de Linklater ha llegado a su fin.

Voy a romper una lanza por Richard Linklater, el director, el cual no tienen culpa del hype, la culpa es de las distribuidoras y de algunos críticos de cine demasiado patriotas.

Boyhood es una película correcta, amena en la mayor parte de los casos y de muy fácil digestión. Es la “peli bien” del año. Me recuerda a Cadena perpetua o a La milla verde, películas con el artificio justo, pero muy bien llevadas a cabo: Reales, emotivas, sobre todo emotivas, lo que quiere decir que para los espectadores más fríos, quizá, uno de los puntos fuertes de la película, se pierda. Su valía está en el trabajo de haber rodado durante tantos años pudiendo ofrecernos ahora el resultado, pero, desde mi punto de vista, no justifica toda esa avalancha de elogios.

Son casi tres horas de narración sin igual en las que quiero destacar el papel de Ethan Hawke, un habitual de las películas de Linklater. Además, como ya dije, la amabilidad y naturalidad de la película se conserva de principio a fin.

Resulta muy curioso como el tiempo avanza basándose en las canciones que van sonando a lo largo del film, es un dato atractivo a tener en cuenta y que ayuda a la cronología y a la transición lógica y lineal de sucesos, a ver pasar los momentos de una vida.


¿Conclusión? Quizá demasiado “buenismo” para mí, quizá quiere quedar demasiado bien con todos, por lo que por ello parece vulnerable. Pido desde aquí la nominación de Richard Linklater para mejor director, responsable de la idea y de los elogios, creo que sin duda es el fuerte de la película. La recomiendo a todos, sobre todo a los que no han recibido tanto hype. 7/10.

lunes, 11 de agosto de 2014

10. La sensación de libertad

Si existen sensaciones contradictorias y difícilmente explicables en esta vida, una de ellas es, sin duda, la de libertad.

¿Hasta qué punto un individuo es capaz de actuar o pensar de manera libre cuándo ha sufrido el influjo constante de la sociedad desde su día número uno sobre la tierra?

Es realmente difícil siquiera rozar la libertad plena, se dan casos contados, sí, pero nada válido dentro del sistema, ya que vivimos dentro de una cárcel mental que sin darnos cuenta nos hemos impuesto.

Para hacer frente a esas limitaciones, el ser humano ha sido capaz de crear pequeños cercos de "libertad" basados en detalles, pellizcos o segundos de sensaciones que nos permiten abstraer la mente creando un todo en una nada, es decir, estableciendo un mundo que a través de los sentidos hace pensar a nuestro cerebro que nos encontramos a salvo.

Ese es el objetivo real del día a día, la búsqueda de esos mundos capaces de aparecer en cualquier parte: Al escuchar una canción, al mirar a una persona, al estimular una vocación...y un sinfín de etcéteras según nuestras propias circunstancias.


Pero, qué lástima, no será más que un espejismo. Bienvenido a la vida real.

sábado, 2 de agosto de 2014

9. ¿La soledad se siente sola?

No entiendo la mala concepción que tiene la sociedad sobre la soledad, sobre todo en las edades anteriores a los cuarenta años.
El ser humano crea lazos entre sus iguales pero, salvo para la reproducción, no estamos creados para interactuar entre nosotros, al menos no biológicamente.
Ahora, con el trastorno general producido por las redes sociales, la presión social y demás aspectos se ha recrudecido la imagen del “solitario”.
Quizá, sólo quizá, los solitarios no necesiten de otras personas y puedan valerse por sí mismos, y más teniendo en cuenta las relaciones emocionales, dónde hay ejemplos claros de dependencia y debilidad por parte de algunas personas.
Aquí, un nocturno y taciturno solitario que defiende la soledad como algo capaz de ser apreciado y defendido de manera justificada, capaz de, en ciertos momentos, dejarte ver una cara amable de la vida y de eliminar los filtros creados por terceras personas.
Pero defiendo una soledad adulta, pura, nada de memeces de cuentos de princesas, muchos (quizá yo también) no sabéis realmente lo que es la soledad, y es ver a veces a ciertas personas que no son capaces de estar solos hablando de su soledad…que enfermo, hasta ahí veo postura de cara a la galería…como siempre la sociedad contaminando a sus miembros.


Pero…el tema es… ¿La soledad se siente sola? No, sin persona y sin conciencia de uno mismo no hay soledad.

lunes, 28 de julio de 2014

8. Título aleatorio

¿Cuán duro sería para la humanidad el descubrimiento de que el ser humano es en realidad capaz de cambiar su suerte a placer?

Pues, arrepentíos todos de vuestra existencia, ya que esto sí es posible y siempre lo ha sido. Cada uno tiene el poder de dirigir su camino como quiera, todo reside dentro de nosotros: La capacidad de determinación, la confianza y las ganas de usar el tiempo a tu favor y no en tu contra. Cuando todos estos elementos son empleados con pasión y una fiel devoción a la vida, no habrá nada ni nadie que pueda pararos.

Salid ahí fuera con hambre porque, de ese modo, jamás tendréis miedo de nuevo.


Yo ya he elegido mi camino, vosotros tenéis que ser los siguientes.

martes, 22 de julio de 2014

7. Pequeña reflexión nocturna sobre nuestra madre patria

Es duro no poder sentirse orgulloso de tu país, pero ahora mismo dudo que muchos jóvenes con dos dedos de frente puedan hacerlo, salvo las juventudes peperas o cualquier otra rama de alienados sin personalidad.
España, como tal, es un país de una gran historia, de una cultura extraordinaria y de unas gentes amables y singulares. Parece lo que cualquier guía turístico podría decir de España, pero no le faltaría razón.
Otra cosa es que este país haya sido dirigido por completos ineptos, por personas sin ningún caudal cultural presumible (justamente España abandonó a sus mentes más cultivadas durante mucho tiempo) los cuales se han aprovechado de las personas, del pueblo, de su único sustento, para así enriquecerse a nuestra costa.
Es más, si me retomo a la actualidad, España empezó a ir jodida casualmente con la llegada del euro, con la peseta la economía era buena, los sueldos muy decentes y los precios, pues los normales. Aún recuerdo como mi abuela me daba una moneda de 500 pesetas cada domingo y me daba para ahorrar hasta la siguiente semana. Ahora me da un billete de 10 cada vez que me ve y no me dura casi ni dos días…aaaay los noventa.
Que conste que todo esto no implica que me sienta español ni me sienta orgulloso de serlo, más bien me siento orgulloso de ciertos aspectos, de ciertas personas de verdad que le dan nombre al país, hay gente muy válida aquí, sobre todo en esta generación en la que estamos obligados a ir más allá y dónde la competitividad es monstruosa.
Joder, si es que además España tiene ciudades preciosas: Córdoba, Granada, Cuenca, Salamanca, Toledo, Mérida, Segovia…esas las que conozco, y no hablo de Madrid porque se me cae la baba.
Con esto quiero decir, si no hubiéramos tenido la mala suerte de tener a esta gente encima, ya fueran Austrias, Borbones, caudillos, rojeras…da igual, si hubiésemos tenido otros dirigentes, ahora mismo estaríamos a una altura superior y mucha más gente podría decir que se siente orgullosa de haber sido español.


Y creo que eso es todo.

martes, 15 de julio de 2014

6. Las 50 películas

Aquí está mi lista de las 50 películas que recomiendo, aunque faltan bastantes cosas, algún género que no he visto demasiado como el western, por ejemplo, creo que es bastante completa.
Evidentemente, se me van muchas cosas buenas que seguro alguna se me habrá olvidado, pero, a grandes aspectos, así queda.

Cadena perpetua - Frank Darabont
La caza - Thomas Vinterberg
Hijos de los hombres - Alfonso Cuarón
Lost in translation - Sofia Coppola
Ciudad de dios - Fernando Meirelles/Kátia Lund
Deseando amar (in the mood for love) - Wong Kar-Wai
American Beauty - Sam Mendes
Seven - David Fincher
Forrest Gump - Robert Zemeckis
La lista de Schindler - Steven Spielberg
Uno de los nuestros - Martin Scorsese
Apocalypse now - Francis Ford Coppola
El Padrino - Francis Ford Coppola
El padrino II - Francis Ford Coppola
El apartamento - Billy Wilder
12 hombres sin piedad - Sidney Lumet
Los sietes samuráis - Akira Kurosawa
El tercer hombre - Carol Reed
Her - Spike Jonze
Celda 211 - Daniel Monzón
El secreto de sus ojos - Juan José Campanella
AzulOscuroCasiNegro - Daniel Sánchez Arévalo
Million Dollar Baby - Clint Eastwood
Gran Torino - Clint Eastwood
Hierro 3 - Kim ki-duk
Oldboy - Park Chan-wook
La última noche - Spike Lee
Haz lo que debas - Spike Lee
El viaje de Chihiro - Hayao Miyazaki
Jackie Brown - Quentin Tarantino
Casino - Martin Scorsese
El odio - Mathieu Kassovitz
Una historia del Bronx - Robert De Niro
Cinema Paradiso - Giuseppe Tornarone
Los santos inocentes - Mario Camus
Blade Runner - Ridley Scott
Woody Allen - Manhattan
El golpe - George Roy Hill
Harakiri (Seppuku) - Masaki Kobayashi
La dolce vita - Federico Fellini
Los 400 golpes - François Truffaut
Sed de mal - Orson Welles
Perversidad - Fritz Lang
Ciudadano Kane - Orson Welles
Barrio - Fernando León de Aranoa
Boogie Nights - Paul Thomas Anderson
Akira - Katsuhiro Ôtomo
¿Quién engañó a Roger Rabbit? - Robert Zemeckis
Rashomon - Akira Kurosawa
La chaqueta metálica - Stanley Kubrick

lunes, 14 de julio de 2014

5. [NBA] Gasol a la ciudad del viento

Pau Gasol termina al final en Chicago, uno de los destinos más vistosos, sin duda. San Antonio le ofrecía un estilo de juego en ataque que le venía como anillo al dedo, pero, finalmente, será con los Bulls con quien juegue.

Ventajas – El equipo de su ídolo, Jordan, y de gran tradición ganadora. Un gran mercado, el más grande seguramente después de Los Ángeles y Nueva York con mucha población hispana. Un equipo casi cerrado por completo, que cuenta con la posible vuelta de Rose, lo que significaría ser contender automático al anillo. Thibodeau taparía gran parte de sus carencias defensivas y lo usaría en ataque para dar salida al balón desde el poste, sirviendo así de complemento a los pívots. Conferencia Este, a priori más sencilla que la Oeste donde ha jugado toda su vida, pero en una división dónde se encuentran Indiana y Cleveland, sus máximos rivales la campaña que viene junto con, a mi entender, Los Washington Wizards, que acaban de incorporar a Paul Pierce. La ventaja más llamativa para nosotros es que siendo costa este los horarios le harán jugar como muy tarde a las 2 o 2:30 AM, antes en Lakers casi siempre le veíamos jugar a las 4 o 4:30 AM.

Inconvenientes – San Antonio u Oklahoma están muchísimo más formados que los Bulls y, actualmente, son más ganadores. Jugaría menos minutos que en Lakers, cosa que, a priori, es peor, aunque teniendo en cuenta su edad quizá no sea algo negativo. Es muy probable que no termine los partidos en cancha ya que, Thibodeau, es muy fiel a su fórmula Gibson+Noah. Se le exigirá puntuación en ataque, por lo que si no ofrece unos 16ppp de manera casi inmediata esto le hará perder la confianza del coach sobre él. Su físico, que, con 34 años, no puede ofrecer todo lo que se puede esperar de él. Un salario muy pobre de entre 5 y 6 millones por año, el pedía unos 4 millones más, creo que merecidos.

Sus compañeros en los Bulls son más importancia serán Rose, Jeremy Butler, Noah, Gibson y, para él, la incorporación de Mirotic le puede ayudar mucho en el ámbito personal, al igual que al propio Mirotic.

Más o menos la cosa queda así. Mientras tanto, Melo sigue en los Knicks en un equipo que no aspira a nada a menos que vendan a Bargnani o a Stoudemire para así conseguir liberar salario. Aún quedan en el mercado cosas interesantes como Deng o Monroe, entre otros. 

Poco más, semana intesa de free agency y muy atento a la Summer League dónde empiezan a aparecer jugadores muy curiosos, hay rookies tremendos este año. Personalmente, muy atento a Andreain Payne, Zach LaVine y Noah Vonleh entre otros.

jueves, 10 de julio de 2014

4. Cuatrocientos golpes son muchos golpes.

+ ¿Has tenido alguna novia?
 -  No, algunos compañeros sí tuvieron y me presentaron varias muchachas para salir con ellas e, incluso, salí alguna vez, pero todas me resultaban aburridas porque sólo les gusta hablar de sus cosas y, además, pretenden que las convide uno.
A mí no me importa convidar si me divierto, pero para aburrirme no necesito compañía porque, si yo quería ir al cine, ellas preferían merendar y se cansaban enseguida de dar vueltas, hasta que, un día, recuerdo que conocí a una muchacha que era diferente, y estuvimos a punto de hacernos novios, porque era muy simpática, le gustaban las mismas películas que a mí. Pero, un dúa, quedamos citados y la esperé una hora…dos horas…y me plantó para irse con otro más mayor.
 Antoine Doinel en Los 400 golpes (Les Quatre cents coups: François Truffaut, 1959)

Esta cita...la huida inocente de un chaval que no sabe que no podrá estar huyendo toda su vida...no podrá escapar de más golpes, a pesar de que cuatrocientos ya sean muchos.

martes, 8 de julio de 2014

3. El verano ( I )

Cada noche de verano recuerdo por qué lo odio.
Siendo una persona activa, continuamente ociosa y sin mucho tiempo para más, al llegar el verano y sus noches retomo sentimientos dejados en septiembre, además de demasiados recuerdos. Melancolía, esa jodienda de sentimiento, la sensación de perder el tiempo continuamente, el arrepentimiento…qué de mierda en un momento para una cabeza acostumbrada a los tumbos.
Y lo de siempre…¿qué me falta? ¿qué es?…lo sé de sobra pero no muevo un dedo, hasta que llegue el día en que todo reviente y tenga que disculparme con demasiadas personas, porque ahí abriré la boca para no callarme hasta que mi conciencia me libre de tanto veneno.
Mientras tanto, objetivamente me preparo para ese momento, de buena manera, pero sigue sin llenarme, demasiado exigente soy ahora con demasiadas cosas y, depende del qué, conmigo mismo. Eso sí, cambian los focos de exigencia a valores cada vez más tangibles…… ¿o quizá no?


Bah…seguiré en mi burbuja ya conocida un verano más hasta que la humanidad implosione de una puta vez. Traedme unos fideos chinos mientras, que la madrugada me da hambre.

lunes, 7 de julio de 2014

2. True Detective, ese gran descubrimiento.

Aún con mil series pendientes decidí que, al tener sólo ocho capítulos y una temporada (de momento), tenía que apartar todo y verla, y sabía que si me enganchaba no me duraría más de dos días.
Así fue, cuatro capítulos un día y otros cuatro al siguiente. Hice MUY bien, desde el primer momento me metí dentro de la historia, cosa que con otras series no me ha pasado (con The Wire tardé cinco capítulos, con Breaking Bad lo dejé al quinto).
La intro es algo magistral, la mejor que he visto en mucho tiempo, con una tremenda simbología, algo también a destacar de toda la serie, su simbología y todos los secretos que esconde, las mil y una interpretaciones de los diálogos y la ambientación.
La cosa se presenta así, varios espacios temporales, un presente y un pasado, una pareja de detectives con mil diferencias entre ellos pero con una cosa clara: Ir hasta el final, pase lo que pase.
Tenía mucha curiosidad por ver a Matthew McConaughey y el porqué de su evolución ya mostrada en películas como Mud o Dallas Buyers Club (oscar merecido) y sí, el tío está impecable, hace un papel que viene perfecto a su personalidad y a su acento.
Con Harrelson no tenía tanto hype, pero sí lo recordaba de aquella cinta lejana, White men can’t jump, y sí, papelón, pero quizá no tan espectacular como el de Matthew debido a las exigencias diferentes de sus personajes (y a su mandíbula).
Después de la pareja ya presentada tienes Lousiana. Estado sureño, gente de pueblo, años noventa…el escenario es perfecto, pero todo mejora si además el rollo cristiano-demoniaco te gusta. Quiero asemejar un poco (un poco) la película Seven con la trama de True Detective, pistas en cada capítulo, subidas y bajadas, un asesino en serie bastante cabrón…
Dentro de los aspectos técnicos destaco los movimientos de cámara, unos travelling suaves y muy estudiados, una fotografía que para una serie es de diez, es espectacular.

Jar recomienda, después de esta breve y bastante justita crítica/descripción, dicha serie.


Para mí, a esperas de ver Gomorra, será la mejor serie de 2014, sendos Emmys se merece, es el guion más impecable del año y seguramente tenga el mejor actor del momento.


1. Un nuevo comienzo

Debido a un período amplio sin alcanzar un objetivo sensato para la escritura, he decidido empezar a cambiar el formato, la extensión de los post y la temática, para hacerlo así más llevadero y variado.
El anterior blog, el cual precede de otro, se basaba únicamente en la escritura como salvación, como apoyo y como desinfectante. Ahora, que puedo decir que la situación ha llegado a un punto estable, rara vez trataré temas personales o profundos, intentaré dedicar más parte del tiempo a mis dos grandes pasiones: El baloncesto y el cine, sin olvidar cualquier otro tema, queja o crítica.

Si vas a leerlo, como consejo, deshazte de cualquier prejuicio y de cualquier pensamiento anterior relacionado conmigo, ya que, muchas veces, valoramos e interiorizamos lo que leemos según quién lo escribe, así que pretendo que el lector sea neutral porque, esta vez, sí espero que este sea una herramienta útil para otras personas y no sólo para mí.

Sin más espero darle el uso que antes no le daba al otro blog, del cual dejaré el link en algún lado. Un saludo.