lunes, 11 de agosto de 2014

10. La sensación de libertad

Si existen sensaciones contradictorias y difícilmente explicables en esta vida, una de ellas es, sin duda, la de libertad.

¿Hasta qué punto un individuo es capaz de actuar o pensar de manera libre cuándo ha sufrido el influjo constante de la sociedad desde su día número uno sobre la tierra?

Es realmente difícil siquiera rozar la libertad plena, se dan casos contados, sí, pero nada válido dentro del sistema, ya que vivimos dentro de una cárcel mental que sin darnos cuenta nos hemos impuesto.

Para hacer frente a esas limitaciones, el ser humano ha sido capaz de crear pequeños cercos de "libertad" basados en detalles, pellizcos o segundos de sensaciones que nos permiten abstraer la mente creando un todo en una nada, es decir, estableciendo un mundo que a través de los sentidos hace pensar a nuestro cerebro que nos encontramos a salvo.

Ese es el objetivo real del día a día, la búsqueda de esos mundos capaces de aparecer en cualquier parte: Al escuchar una canción, al mirar a una persona, al estimular una vocación...y un sinfín de etcéteras según nuestras propias circunstancias.


Pero, qué lástima, no será más que un espejismo. Bienvenido a la vida real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada