domingo, 8 de marzo de 2015

30. La semilla

Ya puedo abrir la ventana a las 10 de la mañana un domingo, ya llega la primavera…Aunque lo más interesante de esa frase no es el hecho en sí, que cada vez vaya haciendo menos frío a esas horas, sino que jamás he estado despierto los domingos a las 10 de la mañana, es un hecho no sé si de madurez repentina o de qué sé yo.

Mientras suena una canción de Mr.Presley vuelvo a recapacitar, como ya hago demasiadas veces al día, sobre lo que es mi vida, o la vida en general. Tras una noche interrumpida por el Crohn en medio de Madrid, solos yo y mi linda “crónica”, y tras una semana de lo más extraña e inquietante, vuelvo a pensar en la estúpida fugacidad de la vida, que pasa ante nosotros sin darnos cuenta. El tiempo…Aprovechemos que aún no es moneda de cambio.

2015, el año en que realmente fui consciente de cómo se fraguaron de mal mi infancia y mi adolescencia, de cómo soy fruto de una semilla mal plantada y precaria en cuidados, pero que ha aprovechado sus circunstancias para salir adelante…Esperemos que la ambición no supere en tanto al talento.

Ahora mismo soy un batiburrillo de sentimientos erosionados por la presión natural de las circunstancias. Y yo, que estoy poco acostumbrado a perderme pues estoy bastante ubicado, cuando me pierdo no sé reaccionar como un ser humano en la rutina, aunque en ciertos tipos de caos salga victorioso.

Esto me recuerda al estilo que seguía mi anterior blog, algo parecido a las palabras de arriba, sin sentido y sin conexión pero más puras que todas las palabras que medito.

PD: Que me ahorquen si termino usando este espacio para soltar textitos infantiles y pegajosos de niñas para niñas.


PD2: No hubo Top 10 de películas de Febrero y no sé si lo habrá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada