miércoles, 15 de abril de 2015

32. De la conformidad

La gente suele ser muy cómoda. Se aplica a otros muchos campos a parte del cine: A la música, literatura o a cualquier otra corriente artística. Suele ser porque lo ven como un simple entretenimiento, sólo que, al creerse más inteligentes, más culturetas o al pensar que no forman parte del rebaño, ven en Tarantino, Woody Allen o cualquier película que salga de lo común como Trainspotting o Memento…El cenit de la cinematografía. Suelen ser los mismos que leen a Bukowski o a Zafón y que escuchan Dorian, Izal, Crystal Fighters o Arctic Monkeys; se vanaglorian de su buen gusto pero no son conscientes de que ellos tampoco han salido del rebaño, pues sólo absorben lo que les llega sin llegar a profundizar más allá (por la comodidad antes mencionada y porque no les interesa ir más lejos). Además, la mayoría son fácilmente reconocibles, porque necesitan publicarlo en sus redes sociales, porque si no publicas qué libro acabas de leer, qué peli acabas de ver o a qué festival piensas ir es como si no hubiese pasado, porque en esta sociedad para ser algo tienes que proyectar esa imagen, si no es como si no lo fueses, aunque lo seas.


Todos los ejemplos podrían ser sustituidos por otros tantos del mismo estilo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada