domingo, 5 de julio de 2015

39. El oasis

Tu iceberg, mi oasis, mezclando microclimas.
Terapias varias de besos y caricias.
Tu cuerpo apoyado a la luz de la luna y sus rayos sorteando tus curvas
y mis ojos sorteando tus locuras
y mi mente aferrándose a tus caderas.
Conquistas de muchas formas, enloqueces al menos pensado
y huyendo del pasado conmigo rompes las normas.
No hay nada escrito sobre ese espíritu
ni habrá nada que pueda comprender nadie de tus maneras
de tu magia entre las velas y la oscuridad
ni yo pretendo entenderlo
sólo no poder creerme ni un día ser el guerrero afortunado de tus ojos y tus circunstancias.



Este poema lo escribí en dos noches de verano: Una de inspiración y otra de hambre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada